marketing diseño web

Si ya cuentas con una página web es conveniente reconocer algunos de los indicadores de que requiere una actualización parcial o un rediseño total de tu página.

Suele existir mucho temor en las empresas que ya llevan mucho tiempo con una misma imagen la actualización de sus páginas, pero también si no la actualizas desde hace tiempo puedes perder oportunidades de negocios, quedándote sin aprovechar al máximo todos los beneficios.

UNA ALTA TASA DE REBOTE

El porcentaje de rebote de una página web indica las sesiones en las que el usuario ha abandonado la página de entrada sin interactuar con ella.

La tasa de rebote de tu página web la puedes conocer mediante herramientas como Google Analytics, entre otras. Incluso puedes obtener datos por tipo de dispositivo, permitiendo decidir entre un rediseño total o actualización parcial de tu página.

Algunos factores por los que tú tasa de rebotes pueden resultar altos:

  • La información contenida en tu página no está organizada, clasificada y distribuida adecuadamente.
  • La navegación de tu sitio es confusa y no permite que el usuario llegue a la información que busca.
  • Pop-ups de anuncios solicitando datos de contacto.
  • Deficiente diseño de imagen.
  • Lentitud para abrir tu página.

UNA PAGINA WEB QUE NO ES RESPONSIVA

¿Pueden los usuarios acceder a tu página desde cualquier dispositivo?

El incremento de dispositivos móviles (teléfono inteligentes, tablets) es notorio y los principales equipos utilizados para conectarse a internet desde son estos.

Además ahora Google pone el dedo en la llaga, informando que tu sitio web no está optimizado para dispositivos móviles, repercutiendo aún más en tu posicionamiento.

PAGINA CHICA PARA EMPRESA EN CRECIMIENTO

La presencia era tu primera meta seguramente cuando invertiste en tu página y ahí se quedó como un bonito folleto, pero ahora requieres que haga algo más, tus visitantes buscaban una mejor experiencia en tu sitio, requieres más interacción con los clientes y ofrecerle soluciones distintas.

La Internet se está haciendo cada vez más dinámica. Las nuevas herramientas modifican la dinámica de los usuarios y las empresas; por ello es que tu página debe adaptarse a estas nuevas tecnologías, claro siempre que el cambio sea justificado y no solo por tenerlo porque existe.

CONTENIDO OBSOLETO

 ¿Cuándo fue la última vez que actualizaste tu página web?

Si la respuesta es hace algunos meses tu contenido ya es obsoleto, ya sea que jamás llego al público objetivo o ya fue copiado por varios sitios y perdió popularidad. El contenido hace al posicionamiento y este a los nuevos prospectos. Sin contenido nuevo, porque tus visitantes tendría que estar al pendiente de lo que hagas.

ESTANCAMIENTO O DECREMENTO

¿Te habituaste a contar con cierto tráfico mensual, a un determinado número de conversiones mínimas, al comentario o participación de los mismos de siempre?

El que no se atreve no cruza el rio…

Sucede mucho que por no perder lo que ya alcanzamos preferimos quedarnos en la orilla del crecimiento, a veces hay que cruzar esas aguas turbulentas y arriesgarse, las personas son ávidas de pequeños cambios que mejoren su experiencia, un crecimiento gradual.